Sorpresas te da la vida

Hoy está siendo, hasta ahora, mi mejor día desde que estoy en Sevilla. Que conste que ya, de antemano, se me presentaba un día divertido, porque he quedado esta tarde con un viejo amigo y la verdad es que tengo ganas de verlo. Hace mucho tiempo que no lo tengo delante y más todavía que no nos tiramos al barro en serio cerrando algún bar.

Pero la verdad es que este mediodía me ha ocurrido algo que me ha alegrado la semana. Atentos al tema: salgo del trabajo a la una, y casi a las dos de la tarde llego a mi barrio aquí en Sevilla, que para los que todavía no lo sepáis se llama San Jerónimo. Antes de entrar a mi portal me llama un tío mío al móvil, y me dice que está en Sevilla, que tenía el día libre y que ya podía ir yendo a la fábrica de Cruzcampo que me estaba esperando. Sin más explicaciones. Lo cierto es que en un principio me he dicho: “¿Pero por qué no me ha llamado antes? Casi no me va a dar tiempo a comer antes de entrar esta tarde al trabajo, y además casi que tampoco voy a estar con mi tío. Ya le vale”.

La respuesta me la encontré al llegar a la Cruzcampo. El guasón de mi tío Cecilio se había llevado a su mujer (mi tía) y a mis padres a pasar el día en Sevilla. Perfecto. ¡Qué mamoncete! Así que me los he llevado por el centro, y en La Alfalfa hemos almorzado todos juntos. Una más que agradable sorpresa. Sí señor.

Hoy martes ha sido esto, y lo que me queda de semana parece que va a estar bastante entretenido. Si el domingo por la tarde, cuando llegamos, nos fuimos a ver si pillábamos en la calle algún traslado (ahora Luis y yo ya sabemos que en Sevilla hay pocos traslados, que se llevan menos que en Málaga), esta tarde también tenemos ‘sarao’, mañana hacemos una pequeña reunión en el piso para ver el Turquía-España y el jueves hay planeada una excursión a la inauguración del Metro. Os la contaré, porque promete.

Y para terminar el post de hoy, que sé que ha parecido más un diario que otra cosa, os dejo una pequeña reflexión. ¿Os habéis fijado que hoy día existen palabras que ya nunca van solas? Me explico: es imposible decir ‘pesetas’ sin ponerle delante ‘de las antiguas’ y también resulta pedante decir ‘marco’ en vez de decir aquello de ‘marco incomparable’. Cosas de las modas y tal. ¿No?

Anuncios

Etiquetas: ,

Una respuesta to “Sorpresas te da la vida”

  1. mónica Says:

    En fin, que esta semana te lo estás pasando ‘pirata’, como decía esta mañana Eva Nuño en No somos nadie. Vaya con la expresión, le quita
    todo lo que tiene de aterrador y peligroso un tío con el parche. No puede ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: