Temblores, sudores, mareos…

El pasado martes dejé de fumar. Una cajetilla al día (a veces más) me parecía algo indecente. Lo hice en plan radical. Mañana hará una semana. Si tengo que ser sincero, en esta semana me he fumado siete u ocho pitillos. De todas formas estoy orgulloso.

Los que lo han dejado tienen diferentes opiniones sobre el proceso. Yo os contaré mis experiencias: salgo a la calle algo mareado, el primer día estaba tremendamente nervioso (y el segundo), empiezo a oler cosas nuevas, como chicles por un tubo, como gominolas por un tubo… como por un tubo. También me han salido como unas pequeñas picaduras en el brazo izquierdo, pero dice la de la farmacia que debe ser una arañita (japuta…).

Merece la pena.

P.D. Inventamos mareas, tripulábamos barcos y encendía con besos el mar de tus labios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: